jueves, 7 de enero de 2016

Racismo impune: Quintero



Fotos: Pablo Lozano.
Darwin Quintero
(KSM) Los actos racistas del capitán puma Darío Verón quedaron impunes pese a las pruebas presentadas aseguró el colombiano Darwin Quintero de las águilas del América, señalando que fue testigo de algo similar a su entonces compañero Felipe Baloy y que en las semifinales el ofendido fue Michael Arroyo, las autoridades optaron por tapar el asunto y no atender a los lineamientos de Liga MX o la propia FIFA.


“Siempre es molesto y más cuando hay imágenes de los que él hace (Darío Verón), yo creo que más evidencia que esa, si por un video o por una foto te expulsan no sé porque no lo hicieron con la foto explícita de lo que está haciendo, siempre es molesto cuando un jugador hace eso dentro de una cancha de juego porque ahí todos estamos iguales”.

Darwin apuntó que los insultos no fueron directamente para él, “como él me lo dijo, no te lo estoy haciendo a ti se lo estoy haciendo a Michael (Arroyo), y es que ni a mí ni a Michael se lo puedes hacer, somos compañeros de profesión”.

Incluso reitero que no es la primera ocasión que esto ocurre con Verón, que lo mismo paso con el panameño Felipe Baloy cuando eran compañeros en el Santos Laguna y no se hizo nada.

“Entonces ya queda en manos de ellos (Las Autoridades), hice lo que tenía que hacer, ya si con evidencia no se hace nada ahí que más puedes pedir, ya ahí están las evidencias y las fotos de los gestos que él hace, recuerdo que al “Rifle” (Andrés Andrade) por una cuestión así lo expulsaron y siempre hay casos que tratan de ocultarse, en lo personal ya borre ese casete, es muy feo, ya lo había hecho con (Felipe) Baloy, lo escupieron y es muy feo, lo puedo decir, cuando le paso a Baloy no me lo hizo a mí pero la impotencia que sintió de no poderle pegar un puño y aguantarse, ya queda en manos de ellos”.   

Incluso explicó como tuvo que dirigirse al silbante para que éste se diera cuenta de todo, “es tan así que cuando está pasando eso nosotros casi le arrancamos la cabeza al árbitro Paul (Aguilar) y yo para que se diera cuenta porque no lo hico una sino varias veces, hasta después le dijimos al árbitro que no teníamos derecho de agarrarte así pero queríamos que vieras la situación que estaba pasando”.

“Ya está y no quiero seguir con esto, quiero pensar en lo que viene y ya que se haga lo que se tiene que hacer”, concluyó.

Posteriormente tanto Quintero como Arroyo acudieron a una cita en las instalaciones del Centro de Capacitación de la Federación Mexicana de Futbol cerca del estadio azteca donde se reunieron con la Comisión disciplinaria para platicar al respecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario