lunes, 8 de febrero de 2016

Más allá de los sueños: "Payasito" Hernández



Fotos: Pablo Lozano.
Alejandro "Payasito" Hernández
(KSM) Todos los sueños implican un sacrificio, no hay gloria sin esfuerzo. Y para cumplir un sueño de campeón del mundo hay que hacer más cosas que simplemente entrenar para dar y no recibir golpes, hay que hacerle frente a los rivales arriba pero principalmente abajo del ring… esta es la historia de Alejandro “Payasito” Hernández.


“Más que nada yo tengo un sueño, tengo una meta, yo amo el box, me gusta mucho el box, yo quiero hacer realidad mi sueño que es ser campeón del mundo primeramente y con eso viene lo demás, las buenas bolsas, el estar un poco más desahogado económicamente, de pensar en otro tipo de cosas, eso como que ya viene a parte”.

Títulos como Campeón del Mundo Hispano mosca avalado por el Consejo Mundial de Boxeo (WBC); Latino mosca de la Organización Mundial de Boxeo (WBO), mosca de la Federación del Caribe de Boxeo (CABOFE-WBC), Nacional gallo, Intercontinental gallo WBO, Interino Mundial gallo WBO, Latino gallo WBC y Nacional supergallo no bastan para el radicado en Iztapalapa.

“Pienso principalmente en mi sueño que es ser campeón del mundo, el hecho de que la gente pueda decir que ‘El Payasito’ Hernández fue campeón del mundo no solamente fue un buen boxeador  o un peleador que gano algunos campeonatillos, pasar a esa lista de campeones del mundo y que la gente te recuerde, no es lo mismo que la gente recuerde a un campeón nacional, un campeón latino, equis, que un campeón del mundo”.

Y si bien el sueño deportivo es grande, es a partir de una herencia y tradición familiar de más de 35 años que se consiguen los ingresos para la familia todos los días. Un humilde puesto de dulces en las calles de Álvaro Obregón y Valladolid en la Colonia Roma de la Ciudad de México, es incluso el motor para seguir en el mundo del boxeo. 

“El cien por ciento la verdad, nosotros así lo hemos visto con mi familia, de aquí es el cien por ciento de mis ingresos y de mis gastos y todo, hasta ahorita lo del box ha sido un extra para mí, es de donde de alguna manera con mi familia y con mis hijos es de donde de alguna manera si quieres verlo así es darnos un lujo, el salir, el comprarnos algo extra, el comernos algo extra, cosas así, lo del box ha sido algo extra”. 

Y la paciencia tanto en el deporte como en la vida propia tarde o temprano arroja los frutos deseados.

“Yo creo que es como todo, todo negocio es bueno trabajándolo, si tu empiezas a descuidar tu negocio, si le empiezas a dar para abajo, si lo empiezas a descuidar, ya no tienes la ganancia que esperas, de alguna manera nos hemos aplicado y hemos sido más disciplinados también aquí y no dejamos de trabajar, hemos visto que hay etapas buenas y etapas malas, hay lugares donde se vende más y lugares donde se vende menos, estoy en un lugar donde me va bien y de donde sale para los gastos de mis hijas, la escuela, la comida, lo principal”.

La temporada de bonanza cuando peleaba con regularidad en los Estados Unidos y la paga era en dólares no es para siempre, el tiempo pasa y desde hoy Alejandro ya planea la siguiente etapa de su vida, como empresario.

“Siempre he pensado y me han enseñado a invertir en mi negocio, definitivamente es como uno de mis sueños el crecer el negocio, me he visto y he soñado con tener un negocio más establecido, algo un poco más formal y que vaya con mi carrera, con lo que me gusta y si tengo pensado poner otro tipo de negocio conforme se vayan dando las cosas”.

Como padre uno de sus máximos sueños es ver a sus hijos realizados y en mejores condiciones que las que le toco a él vivir.

“Me gustaría que estudiaran, que fueran alguien en la vida, que no se queden así tanto como uno, la verdad le hemos sufrido bastante, desde pequeño nos tocó la etapa de cuando empezamos a construir la casa, cuando empezamos a hacernos de nuestras cosas, nos tocó esa etapa y fueron etapas duras, fueron etapas hasta de carencias que nos enseñaron mucho, que nos enseñaron a vivir, a aprender, a valorar las cosas más que nada”.       

Para hacerle frente a los golpes que nos da la vida… “Desde que yo recuerdo, en mi casa siempre ha habido guantes (de box)”: Alejandro Hernández, estrella del equipo All Star Boxing Inc y Producciones Deportivas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario