sábado, 24 de diciembre de 2016

Las águilas Cedros de Tecámac



Fotos: Pablo Lozano.
(KSM) A punto de cumplir 9 años de vida, el equipo Águilas Cedros de Tecámac, Estado de México, solo tiene el sueño de un día poder contar con una cancha en buenas condiciones para seguir siendo un equipo en donde el objetivo es fomentar el deporte entre los niños y niñas de la Sección Bosques. Ser “Un proyecto de vida” como explica su creador.


Su iniciador el profesor José Luis Valtierra, quien es empleado en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, señala, “nuestra meta es tener una cancha en buen estado para poder entrenar dos días por semana y tener un lugar para jugar los fines de semana, aunque hemos tenido la oportunidad de jugar en lugares como el Estadio Azteca o el Estadio Azul y una vitrina con más de 90 trofeos, no contamos con el apoyo municipal como para seguir impulsando este proyecto social”.

Dado que no hay muchas ofertas de sano entretenimiento en la zona es que nació el equipo, “cuando se creó la colonia todo estaba bien, sin embargo poco a poco fueron llegando cosas negativas como los vicios especialmente alrededor de la misma, y para que los niños no cayeran en eso es que se nos ocurrió a los vecinos juntarnos y crear un equipo de futbol, hoy tenemos cinco categorías.

“Una de las cosas que fomentamos en los niños es que somos un equipo familiar, pero que esto es un premio a su buen desempeño en la escuela y al buen comportamiento en su casa, a veces no me gusta que me dejen sin jugadores, pero no puedo hacer nada si me dicen que bajaron en sus calificaciones o que no ayudan en la casa a sus padres, somos un equipo formativo, que busca inculcarles valores más no ser una filial o semillero de jugadores profesionales, si se da que bueno, sino, el hacer de ellos buenos ciudadanos es un gran logro”, agrega Valtierra.

Por lo que el futbol es un premio para todos y todas, los costos de uniformes o transporte ya que juegan por diversas localidades del Estado de México o la propia Ciudad de México, son cubiertos en su totalidad por los padres de familia. No hay una cuota obligatoria pues a veces hay que hacer algunas excepciones.

“Como entrenador del equipo me ha tocado ver como hay chavitos que se la rifan mucho, que dejan el corazón en la cancha cada partido y cada entrenamiento, pero que muchas veces son vecinos de escasos recursos, por lo que entre todos nos cooperamos y esos niños no pagan nada, y es algo que distingue a nuestro equipo, muchos de esos chavitos que no tiene dinero suelen ser las estrellas de nuestro equipo”.

Habitualmente el equipo entrena los días martes y jueves a las 17 horas en una cancha en muy malas condiciones, donde el riesgo de lesionarse tan solo caminando es latente, por lo que este equipo de aguilitas solo pretenden  encontrar un nido digno para seguir sumando triunfos y continuar con la promoción del deporte entre la comunidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario