martes, 21 de marzo de 2017

Noble labor de "La Pantera" Saguilán



Fotos: Pablo Lozano.
Además de boxeador un gran ser humano
(KSM) Haciendo un poco de lado sus entrenamientos, Nery “La Pantera” Saguilán, fue parte de los campeones que se dieron cita la mañana de este lunes en el Hospital Pediátrico de Tacubaya, demostrando que no solo hay que ser un héroe arriba del ring sino que también se puede ser un héroe abajo del ring y apoyar de distintas maneras a construir una mejor nación.


Los verdaderos héroes “yo sé que son ellos, son unos héroes porque me dan a entender y alcanzo a percibir que son guerreros igual que nosotros que arriba del ring nos rifamos y sabemos darle a la afición una buena pelea, pero ellos con ese valor y con una sonrisa de estar ahí luchando por su vida y por la cuestión que están pasando y te den una sonrisa tengan por seguro que mi corazón palpita de emoción”.

El carismático pugilista estuvo acompañado por el Dr. Armando Ahued de la Secretaria de Salud de la CDMX; además de sus compañeros Mariana “La Barby” Juárez, Alejandra “La Tigre” Jiménez, Diego “Demoledor” Cruz y Juan Pablo “El Pivi” Romero.

“Me siento a gusto de ver campeones, estar con ellos conviviendo, me refiero a los niños que están allá adentro, creo que es un gran gesto cuando nosotros nos acercamos a obsequiarles un regalo y regalarnos una sonrisa por lo que están pasando todavía tienen esa fortaleza, el vigor de todavía regalarte una sonrisa, es bien padre y bien grato que ellos digan órale, vinieron campeones a vernos”, señaló Nery.

Saguilán se estará enfrentando la noche del 1 de abril en el Zócalo capitalino contra Luis “Cotto” Vidales en busca del Campeonato Nacional de peso superligero, dentro de la gran función que presentan Promociones del Pueblo, el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) de Mauricio Sulaimán y el Gobierno de la CDMX que encabeza el Dr. Miguel Ángel Mancera.

Con la voz entrecortada “me siento un poquito nostálgico, me dan unas ganas de llorar y no es por lástima, es porque ellos realmente están pasando por una situación en la cual, hacerlos sentir que no están olvidados, llevarme un choque de puños y decirle hijo échale ganas, nena ánimo tu puedes y todavía que me regalen una sonrisa y que me choque mi puño es lo más grato”, concluyó.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario